martes, 17 de septiembre de 2013

                                                         

      Algodón.

              

Vivimos en un planeta perfectamente construido, donde cada ser vivo cumple su misión. Desde la bacteria microscópica a la enorme Sequoia, desde la pulga a la ballena azul, todos mantenemos la estructura de este delicado engranaje.
*


     
En los cultivos de algodón tradicional, estos principios se olvidan... Pone los pelos de punta saber que el algodón ocupa el 3% del espacio cultivado en el mundo, que utiliza el 23% de los insecticidas existentes y el 10% de los plaguicidas en "proteger" los pequeños arbustos de algodón. De tanto "proteger", el ecosistema de la zona se ve alterado, desaparecen los insectos beneficiosos y el suelo se empobrece. Además, estos productos químicos, contienen derivados del petróleo, muy difícil de eliminar. Hablamos de productos muy tóxicos que afectan de la misma forma a los seres humanos que entran en contacto con ellos. 
Un sistema de cultivo donde solo la cantidad de fibra producida importa.


*
En el proceso de cultivo e hilado del algodón orgánico, no se utilizan productos químicos.
*


     
Gossypium
    

Las plagas de insectos se combaten introduciendo insectos depredadores , las malas hierbas con cultivos de cobertura y la siembra de varios cultivos a la vez. El abono natural suple los fertilizantes químicos y la rotación de cultivos oxigena la tierra. En un entorno mas saludable, la tierra tiene menos necesidad de riego, los agricultores no enferman y los gastos en la producción se reducen.
Resultado:


      Equilibrio.......